viernes, noviembre 04, 2005

Leonor y la igualdad

El nacimiento de la hija del principe Felipe y de la princesa Letizia conlleva una reforma de la constitución española con el objetivo de que el hijo varón deje de tener preferencia al momento de la succesión al trono.
Con eso dicen se pone punto final a una injusticia, una discriminación.

A - desde dentro.
Sí, es verdad que se trata de un paso hacía la igualdad, pero un paso muy pequeño. Porque desde mi punto de vista, mientras perdura la monarquía, habrá desigualdad.
¿Qué ha hecho Leonor para merecer reinar algún día? preguntan muchos republicanos. La repuesta la limitan a un sencillo: "nacer". La verdad es que se pasan por alto toda la educación que va a recibir la niña. Esta educación con un único objetivo: que cuando llegué el momento, este momento por el que la van a estar preparando durante tantos años, cumple adecuadamente con su papel de reina. Mientras tanto, apenas tenga edad suficiente, tendrá que cumplir con el de infanta con la sobrecarga de ser la heredera. (Por suerte para ella, ya no estará el pobre de Peñafiel para criticar el color de sus zapatos y echarle después la culpa a su madre divorciada.)

¿Dónde esta la igualdad? Qué ha hecho la pobre Leonor para no tener ni un apice de decisión sobre su propia vida? La repuesta es la misma que antes: "nacer".
Lo que muchos ven como un privilegio (lo era en epocas anteriores debido a las condiciones sociales) es en realidad una obligación/carcel.
Algunos dirán que hay situaciones peores, que podría haber nacido en Nigeria en plena hambruna por ejemplo. Es verdad pero ¿desde cuando una injusticia quita otra? Si no damos solucionado una, no tenemos derecho a intentar subsanar la otra mientras tanto? Que la carcel este dorada no le quita de ser carcel.

La princesa Letizia ha ELEGIDO esta vía. Chapeau, pero yo no lo haría ni lo haré. Y no vivo en la opulencia, se lo aseguro. Pero mi vida es exclusivamente mía; soy LIBRE.
"Los hombres nacen libres y iguales en derechos,..." Pues va a ser que no: la monarquía es anticonstitucional: Leonor tiene desde el 31/10/05 un foco encima de su cabeza que nunca se apagará. Y por mucho que abdicase, tampoco se apagaría con lo cual no tiene escapatoria.


B - desde fuera
Que me digan si me equivoco pero mis limitados conocimientos en materia política me hacen decir que las principales diferencias entre una república y una monarquía parlamentaria son:
  1. ... que el Presidente es elegido por el pueblo.
  2. ... que el Presidente tiene más poderes que el Rey.
  3. ... que no se mantiene economicamente a costa del estado al resto de la familia del Presidente.
  4. Al Presidente no se le prepara desde pequeño para gobernar.
  5. Al contrario del Rey que ha de ser neutro, el Presidente pertenece a uno de los partidos que se enfrentan en el parlamento.

Lo primero es democracia pura con lo cual sólo un anti democrata podría oponerse. A lo segundo no le veo mucho inconveniente mientras este bien regulado. Y lo tercero me parece de lo más normal (aunque se sabe que los familiares mangarán algo de dinero, siempre será menos que lo que cuesta la familia real).
El punto cuatro es el que más me disgusta pues la preparación es algo fundamental para cualquier oficio pero, como hablamos antes, no hay derecho a condenar de antemano a un niño a cualquier tipo de vida, por muy dorada que nos parezca. Además de que la calidad de su formación no garantiza el resultado. El último punto es artificial ya que la neutralidad del Rey es exclusivamente de puertas para fuera pero sobre todo, esta neutralidad es factible debido a su papel irrevelante dentro de la politica española: su poder representativo es inversamente proporcional a su poder decisional. En resumen: si realmente ;-) tuviera que mandar, se tendría que mojar.

C - Conclusión
Pues va a ser que sí: soy republicano.
Pero no dudo en ratificar a posteriori a Juan Carlos de presidente para los 30 años pasados. Y probablemente a Felipe para los 30 siguientes.
Lo que está claro es que ni quiero que me impongan a Leonor, ni quiero que se lo impongan a ella: la monarquía no es libertad. Ni desde dentro, ni desde fuera.