martes, diciembre 13, 2005

Escala de ? del horror humano

Hay 2 datos relevantes en un desastre: La magnitud del fenómeno en si mismo, véase Escala de Richter en caso de un terremoto, y la intensidad de las consecuencias humanas y materiales del fenómeno, véase Intensidad Mercalli en caso de un terremoto.

Para diferenciar los 2 conceptos, basta con darse cuenta de que un terremoto de magnitud 7 (escala de Richter) tendrá una intensidad I (escala de Mercalli) en pleno desierto mientras que con la misma magnitud 7, "podemos" alcanzar una intensidad VII o VIII en zonas habitadas desfavorecidas.

Bien, todo eso esta ampliamente catalogado en lo que se refiere a los desastres causados por fuerzas naturales: Tenemos terremotos de magnitud 9, vientos de fuerza 12 y un sin fin de escalas para medir magnitudes e intensidades de manera objetiva.

¿Y los desastres humanos? Quiero decir: ¿Y los desastres causados por los seres humanos? ;-)
La escala de magnitud se limita (que no es poco por supuesto) a hablar de número de muertos, heridos y/o refugiados en caso de guerras mientras que medimos kilómetros o hectáreas en caso de desastres ecológicos. En cuanto a una escala de intensidad que midiera las consecuencias objetivas tanto a corto como a largo plazo, no hay nada de nada. Sólo algunos comentarios 50 años más tarde como que sigue habiendo una alta tasa de niños con cáncer en Hiroshima y Nagazaki.

¿No podríamos hablar de una marea negra de grado 8 en Galicia, de un atentado ecológico de grado 5 en Doñana, de una guerra de categoría P en Irak, de un atentado de categoría H en Madrid?
¿Por qué no tenemos el coraje y la honestidad de cuantificar también nuestros propios actos destructivos?

No tengo ni una milésima parte de la cualificación necesaria para establecer la lista de factores objetivos (a parte del número de muertos y heridos, consecuencias inmediatas y futuras,...) que pudieran permitir establecer correctamente dichas escalas. Pero no tengo la menor duda de que se puede hacer.

Además, creo que estas mediciones serían de mucha utilidad a parte de las intrínsecas a cualquier tipo de medición:
- Quizás podríamos así determinar en qué años los desastres causados por los humanos fueron más devastadores que los causados por la naturaleza. ¿Qué os apostáis que el resultado de dicha comparación puede ser bastante desalentador para el ser humano? (Lupus est homo homini)
- También podríamos establecer un ranking anual de los países/personajes mas destructores. ¿A qué ya sabéis quién se va a llevar el Oscar año tras año?

Las pocas veces que me he atrevido a comentar este planteamiento en público, algunas personas me reprocharon lo indecente de tal propuesta. Me contestaron algo como que "el dolor humano se llora, no se calcula" además de criticar mi afán de querer medirlo todo, incluso lo inmedible. Sin embargo, creo que se llora con el corazón mientras que se piensa con la cabeza lo cual no da lugar a ninguna incompatibilidad (1).
Además, la medición es un concepto que tiene mucho más impacto en la sociedad (Casi todo el mundo conoce la escala de Richter pero casi nadie sabe lo que estaba pasando hace cási 1 año en Sudán) con lo que creo que en lugar de limitarse al último desastre, la gente podrían tener algo más consideración por los 10 o 15 mayores. Algo es algo.


(1) Al contrario de lo que nos quisieron hacer creer algunos cuando pedíamos explicaciones el 12M sobre la manipulación de la información por parte del anterior gobierno ultraconservador.