miércoles, junio 13, 2007

Cambiar el mundo

Maldita manía que tiene la peña de querer cambiar el mundo: lo más llamativo es esta obstinación en querer cambiar a los demás sin parecer darse cuenta de que el cambio ha de empezar y terminar con uno mismo. Extraña costumbre la de creer que el mundo va mal "por culpa de los demás", de ver la paja en el ojo ajeno obviando el tronco en el suyo.

Así que a todos los que quieren "cambiar el mundo", me gustaría hacerles una serie de preguntas:
  • ¿Cómo estás seguro que me va a gustar tu nuevo mundo?
  • ¿Posees algún don especial tipo "poseedor de la verdad absoluta" para auto-adjudicarte esta responsabilidad?
  • ¿Tan excepcional/modélico es tu comportamiento en este planeta para querer que todos los demás nos comportamos como tú?
La realidad es que existe poca diferencia de fondo (aunque sí de forma) entre las cruzadas y los nuevos revolucionarios: se trata de evangelizar convirtiendo a la masa a un modelo único: LA solución/religión.
Recordad que el comunismo se quiso imponer a la fuerza física, que el capitalismo también se está imponiendo a la fuerza económica con lo cual queriendo instaurar un "nuevo mundo mejor" para todos (imposición a la fuerza ideológica), lo único que se hace es volver a tropezar con la misma piedra.

Dejen de intentar cambiar el mundo por favor, cámbiense a sí mismos si les apetece. Explíquennos sus cambios y motivos en sus propios blogs (en lugar de predicar/descalificar en blogs ajenos) y déjennos, en base a nuestro libre albedrío, elegir a qué vía nos queremos sumar... o no.