viernes, junio 29, 2007

¿Valor o precio?

Una de las muchas contribuciones del debate sobre la cultura libre es haber enseñado a distinguir entre valor y precio, es decir no confundir lo que vale algo con lo que lo cuesta.

Un ejemplo sencillo sería Victoria Beckham: cuesta mucho pero no vale nada. Aunque he de reconocer que lo último no es más que un pre-juicio basado en el hecho de que una persona que no ha leído un libro en su vida no puede ser muy valiosa.

Hay otro ejemplo significativo que he descubierto hace unos pocos meses: si bien el español dice que el tiempo es oro, en francés y en inglés se opta por el tiempo es dinero.

Pues el castellano tienen razón, el tiempo es valor y no precio; una pequeña diferencia que puede aportar una gran felicidad.