viernes, marzo 24, 2006

Estamos en una democracia

Solemos defender la democracia con uñas y dientes y al instante siguiente cantamos que no es el mejor sistema posible sino el menos malo. Pero hasta ahora, no he oido ninguna propuesta convincente sobre algún otro sistema mejor.

Solemos defender la democracia con uñas y dientes pero no dudamos ni un instante en calificar de imbeciles/manipulados a gran parte de los que no votaron como nosotros. Y/O de manipuladores a los que hicieron ganar al otro. Ejemplo: en el 1996 y 2000, votamos como listos pero el 14M, a pesar de ser más o menos los mismos que entonces, dicen que lo hicimos como burros manipulados y cobardes.

Solemos atacar a la democracia siempre que no nos conviene pero no dudamos en utilizarla para zanjar debates de otros ámbitos que en realidad NADA tienen que ver con ella. Ejemplo: si el X% piensa que el Estatut es inconstitucional y X>50, entonces es que lo es, independientemente de lo diga el T.C.: ¡vaya machada!

Eso es lo que ocurre cuando se confunde la cantidad con la calidad. Y cuando se malinterpreta el significado de "estar en una democracia".
La propia palabra se auto define en griego: δημος = pueblo y κρατειν = gobernar. El resultado: el pueblo gobierna. Es decir: que la democracia consiste en hacer lo que a la mayoría le salga de los cojones/ovarios. Y punto. En ningún momento se dictamina si esta mayoría tiene o no razón: dicho de otra manera, el voto es cuantitativo, no cualitativo --> si la mayoría quiere elegir al petardo de Ramoncín de presidente del gobierno, pues tendremos al petardo de Ramoncín de presidente del gobierno. Pero eso no significará bajo ningún concepto que Ramoncín sea el mejor presidente del gobierno posible sino que fue el que convenció a más votantes para ocupar este puesto. Sí, lo mismo para Zapatero... y antecesores.

Y en ningún momento podremos culpar a la propia democracia de este resultado. La culpa la tienen los actores de esta democracia: por una parte los que se han presentado contra Ramoncín y no supieron convencer a los votantes. Y por otra parte este mismo pueblo que no se dió cuenta de que dicho sujeto no es más que un saco de demagogía barrateira.
Es decir: que la democracia es la mejor pelicula posible, pero que los habitantes de este planeta no somos los mejores actores posibles para dicha película ya que no somos lo bastante listos para saber elegir la mejor opción: cae de cajón que no es sumando ignorancia/imperfección humana como se logra conocimiento/perfección.

¿y entonces qué? No hay mejoría posible? Sólo nos queda aguantar a estos caciques en el poder? Pues va a ser que sí. El motivo es muy sencillo: se cosecha lo que se sembra. Si la sociedad sembra individualismo, consumismo,... y los pocos que no lo hacen - y por consiguiente tendrían legitimidad para abrir la boca - lo dejan hacer para no meterse en lios, entonces cosechamos la clase política que nos merecemos.
Pero por favor, no le echemos la culpa a la democracia.