miércoles, junio 29, 2005

Sorteos

Es una costumbre dejar en manos de un sorteo lo que uno no sabe resolver con sentido. Pero los sorteos NO son justos.
Lo único ‘positivo’ que tienen es que permiten culpar a alguien que nadie conoce: El azar (azar y no Aznar, aunque este también es culpable).
Desde mi punto de vista, si algo le salió mal ‘por azar’, vaya Usted a ver al que decidió que dicha cosa se resolviera por sorteo: Este es él que fue incapaz de encontrar la solución a su problema.