viernes, julio 01, 2005

Por favor, NO respeten mis opiniones.

A diario nos encontramos con gente que nos pide que respetemos su punto de vista. Personalmente me niego a ello.

Las opiniones son variables subjetivas hechas para ser debatidas, no respetadas: Uno tiene el derecho ilimitado a que le respeten como persona. También tiene derecho a que respeten su libertad de expresión (no incluye la obligación de escucharle). Pero no hay ningún motivo para que se respeten sus opiniones. Dichas opiniones se llevarán el respeto… que se merecen.

Y que conste que esto también es una opinión, es decir no merecedora, a priori, de respeto.


(Basado en un comentario de Ernesto S. de C.)